11 consejos para que IMPACTES con tus discursos…

11tips Te gustaría hacer una gran diferencia (positivamente hablando) a la hora de dar un discurso, presentar tu proyecto o incluso hablar con tus colegas, empleados o jefes?

Quizás tienes que vender una idea, un servicio…

No importan las circunstancias. Siempre que tienes que hablar frente a otros, es mejor dejar una impresión positiva en los demás. Y lo lograrás, con certeza, si usas estos 10 consejos que comparto contigo a continuación:

1º Todos consumimos historias: ya sea porque leemos, vemos en TV o el cine, escuchamos o las decimos, lo que consumimos son historias. Mientras más originales, interesantes, atractivas o divertidas, más nos “enganchan”. Y más nos gusta prestarles atención y también re-transmitirlas. Por eso, teniendo en cuenta cómo funciona nuestra psicología, usa eso a tu favor en las presentaciones. Parafraseando el refrán, siempre una buena historia te “vende” mejor que mil palabras.

2º Usa imágenes en lugar de texto o listados de puntos: la gente lee más rápido que tú, y es aburrido que pongas en pantalla y leas algo que podrías practicar y explicar. En cambio, si usas imágenes que generen curiosidad instantánea en el público, estarán más atentos a lo que dirás a continuación.

3º Relacionado con el consejo 1, trata de pensar tu discurso en función del público: qué puedes contar que luego quieran compartir con otras personas? Qué puede hacerlos quedar bien entre sus amigos y familiares? Qué anécdota, ejemplo, historia o frase ellos querrán repetir luego? Escribe al menos 5 opciones y usa la que más impacto crees que tendrá para abrir tu charla, y la segunda, al finalizar la presentación.

4º Escribir el “borrador” de tu discurso en papel te da más tiempo para pensarlo que si lo haces por computadora. Parece irrelevante, pero prueba este “truco” y verás que obtienes muchos mejores discursos!

5º Pinta para no perderte: A la hora de usar un papel como “ayuda-memoria”, es mucho más efectivo si “pintas” los renglones del discurso con colores diferentes. Tres renglones con resaltador amarillo, los tres siguientes con violeta, los tres siguiente de nuevo con amarillo, etc. Verás que NUNCA te volverás a perder al levantar la vista y volver a la hoja!

6º Ojo con los “efectos especiales”: Los “efectos especiales” de las transiciones y diapositivas, en general, son propios de inexpertos. No sólo te arriesgas a que lentifiquen o, directamente, “cuelguen” el sistema, sino que, desde el punto de vista del público, no agregan prácticamente nada de valor a la presentación.

7º No llenes de “ruido visual” tus diapositivas: es muy común, sobre todo cuando queremos decir muchas cosas (y para no olvidarlas) que pongamos mucho “material” visual o escrito en cada pantalla. Como te decía antes, esto no sólo hace que la audiencia lea antes que tú y se aburra y pierda interés, sino que también les hará pensar que no preparaste lo suficiente el discurso (y por eso tienes que escribirlo casi todo en cada diapositiva) o que no te sientes seguro (y te hará quedar como poco profesional).

8º Evita ser demasiado auto-referencial: no sólo en lo verbal mientras dices tu presentación (porque te hará quedar como un megalómano), sino también en lo visual. Por ejemplo, tu foto o logo en cada uno de las diapositivas producirá no sólo más “ruido visual” sino que será irrelevante para el público.

9º La excelencia es enemiga de lo bueno: recuerda que muchos “perfeccionistas” no son capaces de presentar un proyecto, vender una idea o persuadir a sus empleados porque, por pretender hacer las cosas “demasiado bien”, ni siquiera las hacen. Es como un “todo o nada”, donde la nada suele ser la que sale siempre victoriosa. Asume que quizás tu presentación no sería TODO lo bueno que quisieras, pero que, practicándola algunas veces, lograrás transmitir la idea principal, según el objetivo que elijas: vender, entretener, persuadir, emocionar, alegrar, enseñar, etc.

10º Qué gráficos y datos compartes? Salvo que estés presentado para un grupo de científicos o en la universidad (y esto, sólo en determinadas circunstancias) trata de colocar en tu presentación SÓLO los datos y gráficos ESENCIALES y necesarios para conseguir tu objetivo. En general, esto es información que puedes invitar a las personas que te las pidan y se las enviarás después de la conferencia, pero que, durante la presentación, sólo aburren e irritan.

UN CONSEJO MÁS: quizás el más importante y más olvidado…

Siempre recuerda que la práctica hace al maestro. No es lógico pretender ser un experto en algo en lo que aún no tienes suficiente experiencia. Por lo tanto, aprende y practica las técnicas de la “buena oratoria” y verás cómo, “discurso a discurso”, mejoras cada vez más.

Si te gustaron estos trucos y quieres aprenderlos con más detalles, con ejemplos e incluso con más técnicas fáciles y divertidas para conseguir prácticamente lo que quieras en tu público, sin importar sin son pocas o muchas personas, si son tus jefes, empleados o amigos, para influir, persuadir, enseñar, vender, emocionar o entretener, entonces te encantará lo que compartimos contigo en nuestro curso práctico de oratoria, al que puedes solicitar su acceso desde hoy y ver sus contenidos,

haciendo clic aquí!

oratoria

Tags: , ,

Discuss: “11 consejos para que IMPACTES con tus discursos…”

  1. 20 Enero 2017 at 1:51 pm #

    Gracias por compartir estos tips lista para ponerlos en practica

    Posted by Socorro Velasco

Deja un comentario

Facebook

Aprende Oratoria Desde HOY! Descubre cómo aquí: