De acuerdo a lo prometido en el artículo anterior, y entendiendo dónde está la raíz del miedo a hablar en público, empieza a probar alguna de las siguientes técnicas para superar este problema en forma definitiva:

a) Piensa en positivo. Lo que diferencia al pesimista del optimista no es la situación en la que se encuentra (para ambos es la misma) sino que el primero piensa que todo saldrá mal, mientras que el segundo está casi seguro que todo saldrá bien. Empieza a ser optimista. Cuesta lo mismo y las ganancias son muy superiores…

b) Habla sobre lo que sabes: a partir de hoy, prueba hablar con otros de algún tema que conozcas a la perfección: decoración, fútbol, revistas, etc. Notarás cómo tu conversación es más fluida y tranquila. He aquí una prueba de que cuando conoces el terreno te mueves con mayor naturalidad y casi sin miedos.

c) Acepta el miedo como parte de tu naturaleza humana: es decir, aprende que es normal sentirlo, que todos lo sienten, y que no tienes que hacerte un gran problema por ello. Sólo está en tus manos encontrar la solución, y, para eso, estoy yo con mi curso de oratoria para ayudarte.

d) Actúa como si: muchas veces, cuando asumimos un rol de actor, el sólo hecho de presentarnos como tal anula el miedo, al menos en forma temporal. Es como si te aprendieras un libreto, que tienes que dar frente al auditorio. Éste es un método que funciona sólo en algunos casos, y en determinadas circunstancias y personas.

e) Sé tu mismo: éste método es todo lo contrario del anterior, y es una derivación del segundo. No te compares con otros oradores. Tú eres quien eres, con tus particulares circunstancias y cualidades, y tienes que aceptarlas y aprovecharlas a tu favor. Hace poco, uno de mis alumnos que tenía muy mala voz, decidió aprovechar esto a su favor durante un discurso. Empezó diciendo “he aquí, frente a ustedes, la esperanza encarnada de los que tienen una voz pésima. Si yo puedo dar un discurso, amigos, cualquiera podrá!”. Esto genera una buena predisposición por parte del auditorio, que ahora sí está más abierto. Y, por parte del orador, relaja la situación desde el primer minuto.

f) Es cuestión de actitud: si quieres estar seguro y confiado, actúa, vístete, habla y gesticula como una persona segura y confiada. Este método consiste en “modelar” o imitar a alguien que tomas como referente. Busca a alguna persona cuyo estilo te parezca que podrías hacerlo propio, fíjate cómo habla, el tono de su voz, sus gestos, vestimenta, postura, contenido de discurso y demás y haz tú lo mismo, practica su estilo hasta que se convierta en el tuyo.

Me guardo para mi curso el gran secreto, la técnica por excelencia que permite que pierdas, en menos de cinco minutos (y esto es literal!!) el miedo y la timidez de hablar en público en forma definitiva, siguiendo mi método E.F.I. (Efectivo, Fácil e Inmediato). Si estás interesada/ o en recibir más información sobre cómo vencer el miedo a hablar en público y cómo ganar dinero aprendiendo a hablar en público, te invito a que te suscribas sin cargo a mi boletín, desde el formulario de mi blog.

Aún cuando tengas todos los secretos para encontrar el oro, si no te pones en acción, siempre serás pobre. Del mismo modo, aún cuando yo te muestre todo lo que tienes que hacer para convertirte en el mejor orador de todos los tiempos, si no practicas y aplicas, no serás nadie. Empieza ahora, y verás que en poco tiempo, tus cambios serán tan obvios que no podrás entender cómo pudiste esperar tanto tiempo para empezar a hablar en público.

Cariños!


En este artículo te explicaré brevemente 6 de las más de 50 técnicas y ejercicios para hablar en público que utilizo en mi curso de oratoria por Internet para perder el miedo a hablar en público. Lo mejor es que podrás ponerlas en práctica hoy mismo!

En primer lugar, es importante aclarar que el hecho que tengas o no temor y nervios para hablar en público repercutirá de modo extremo en la calidad de tu discurso. Es evidente que mientras más nerviosa/o estés y más miedo tengas, menos podrás “racionalizar” lo que dices e interactuar con tus oyentes de modo eficiente.

Ya sea que se manifieste a nivel físico (como con sequedad en la garganta, transpiración, corazón acelerado, etc) o no, los demás notarás que hay algo que no anda bien, que tu lenguaje corporal está enviando señales de alerta que dicen “no estoy diciendo todo lo que siento”. Ésta es la gran diferencia que existe entre un orador profesional y uno recién iniciado: el primero es coherente entre lo que dice y lo que su cuerpo, sus gestos y su voz transmiten. Esto, que puede parecer complicado aún si no sabes cómo dar un discurso, se logra con muy poco tiempo de práctica y, obviamente, siguiendo las técnicas de los más importantes y expertos oradores de todos los tiempos.

El miedo tiene su raíz en lo desconocido. Si no sabes hablar en público, es lógico que tengas miedo a hacerlo. Además, todos tratamos de evitar lo que nos parece que nos puede causar un daño. Y, hablar en público, implica la posibilidad de quedar en ridículo frente a los demás, a personas que consideramos importantes, de algún modo. Encima, nos exponemos voluntariamente a recibir críticas que, podrían ser, negativas. Y nadie quiere que esto suceda. Entendiendo la raíz del miedo, somos capaces de “reprogramar” nuestra mente para que:

1) Desaparezca el temor haciendo conocido lo que antes era desconocido

2) Desaparezca el temor convirtiendo la exposición pública en una oportunidad de éxito, en lugar de ridículo.

3) Desaparezca el temor obteniendo de los otros críticas positivas.

Todo esto es muy simple de lograr, si sigues los pasos correctos. De acuerdo a mi experiencia, el 99,9% de mis alumnos han perdido para siempre el miedo a hablar en público, porque sigo un método que está probado que funciona. No hay ninguna fórmula mágica, sino seguir las instrucciones y aplicarlas.

Para construir esta confianza interna, que no sólo te sirve para obtener excelentes resultados hablando en público, sino para relacionarte con los demás (e incluso contigo, obteniendo mucho más de ti en cuanto a rendimiento laboral, físico, intelectual y demás se trate) te aconsejo que empieces a “trabajar” a partir de hoy mismo con las técnicas que te mostraré en la segunda parte de este artículo.

Me guardo para mi curso de oratoria el gran secreto, la técnica por excelencia que permite que pierdas, en menos de cinco minutos (y esto es literal!!) el miedo y la timidez de hablar en público en forma definitiva, siguiendo mi método E.F.I. (Efectivo, Fácil e Inmediato). Si estás interesada/ o en recibir más información sobre cómo vencer el miedo a hablar en público y cómo ganar dinero aprendiendo a hablar en público, te invito a que te suscribas sin cargo a mi boletín, desde el formulario que está a la derecha en mi blog.