La Oratoria y el Liderazgo pueden transformar tu trabajo y el respecto que te tienen los demás.
Mira a través de ejemplo de Pedro Martinez

Hoy quiero compartir contigo la experiencia de Pedro Martinez,
que se dedica de modo profesional a dar clases en varios colegios
de San Rafael, en Mendoza, Argentina. Hasta hace muy poco, era el
típico profesor al que todos los alumnos tomaban el pelo, faltaban el respeto y demás.

Todos sabemos cómo se comportan
los adolescentes en la mayoría de los lugares. El gran problema
no es cómo ellos actúan, sino cómo reaccionan los adultos
frente a estas conductas: no saben qué hacer.

Sin embargo, la forma de trabajar de Pedro dio un giro de 180º en estos últimos
meses
, que llamó la atención de sus colegas e incluso de los
directivos. Los alumnos respetan su autoridad, escuchan sus
clases y, además, aprenden. No hizo nada mágico, no tuvo que
aplicar más rigor, sino que:

a) armó los contenidos de sus clases sabiendo cómo cautivar a
sus alumnos. De este modo, ahora genera expectativa e interés
con cada clase.

b) Siguió la técnica de la respiración conciente y la
práctica de seguridad interna, de modo de transmitir y generar
en los alumnos la autoridad necesaria para manejo de grupos.

—————————————-

Si deseas dar una charla (ante una o ante mil personas, ante tu
jefe, un subordinado o una persona que te atrae) ten en cuenta
que escuchará más si cree que lo que le dices es importante
para él y lo beneficiará de algún modo, y sigues su propio
lenguaje. Además, si le transmites seguridad en tu lenguaje
verbal y no verbal (gestos y demás), tienes el éxito asegurado.

No me crees? Te desafío a que pruebes esta técnica hoy mismo y me cuentes los resultados!
Asómbrate todo el tiempo!!

Descubre estas técnicas de oratoria y liderazgo, junto a otros secretos de Oradores profesionales en
de mi Curso de Oratoria completo desde aquí
http://aprendeoratoria.com/inscribirse


Tagged with:

Guardado el la categoria: Oratoriatecnicas oratoria

Like this post? Subscribete a mi RSS feed y recibe mucho mas!