Tecnicas para Hablar en Publico Archivos

Te gustaría aprender Tecnicas de Oratoria y cómo dar una presentación influyente, donde los que te oigan no sólo queden admirados de tu oratoria, sino que también terminen con el deseo de hacer lo que tú deseas? Ésta es una de las características sobresalientes de un líder.

discurso_persuasivoComo ya he comentado en otros artículos, la idea de toda charla, ya sea frente a un auditorio repleto de público, ya sea frente a una sola persona, es obtener alguno de estos 3 objetivos: informar, divertir o persuadir e influir. El siguiente artículo estará centrado en el tercero de estos ítems: el discurso como manera de generar que los oyentes se dirijan en un sentido concreto, que realicen una acción específica.

El modo más sencillo de lograr esto es apelando, con Tecnicas de Oratoria, a las emociones de los
oyentes
antes que a su lógica, de modo que se sientan inspirados para
obtener las diferentes metas que se propongan. Usando determinadas
técnicas de Programación Neurolingüística, podemos generar
determinadas reacciones en el cerebro de quien escuche nuestro
discurso.

Los pasos que tienes que seguir en este tipo de modelo de discurso son los siguientes:

1) Determina concretamente el objetivo que persigues con tu discurso: p.e. que reduzcan los gastos administrativos en un 20% durante los próximos 6 meses. Mientras mayor grado de detalle puedas darle a tu objetivo, mejor será.

2) Arma un listado de preguntas que le harás a la audiencia, de modo que las respuestas generen determinadas emociones en ellos. P.e. “en cuánto creen que beneficiaría a la empresa (y a sus bolsillos) bajar los costos en un 20%? qué piensan que podrías hacer con ese dinero? Yo lo destinaría a mis vacaciones en la playa a principios de año”. Elige 4 ó 5 que pienses que, en función de quienes estarán allí, serán más efectivos.

3) Utiliza las técnicas de análisis que vemos en mi curso de oratoria, para saber cómo realizar una introducción poderosa. P.e. que se identifiquen contigo, o que te consideren una autoridad en el tema.

4) Agrega elementos que apoyen tus palabras desde la razón. Visita en la clase 5 de mi Curso de Oratoria mi listado secreto de recursos y técnicas de oratoria para encontrar rápidamente todos los elementos necesarios para “adornar” tu discurso y darle más fuerza al mensaje. De este modo, podrás agregar aún más elementos que “obliguen” a las personas a hacer aquello que buscas.

5) Finalmente, escribe un cierre que los deje a todos con la  “necesidad” de implementar lo que acabas de decir. Para eso puedes apelar a verbos con contenido emocional positivo. Verás otras 12técnicas más para cierres efectivos dentro de mi curso de  oratoria y accederás a diferentes modelos de discurso para usar de guía.

Convertirse en un orador influyente requiere tiempo y conocimientos, pero, sobre todo, práctica. Mientras tengas un modelo de discurso y tecnicas de oratoria a seguir, un plan de acción concreto (que acabo de esbozar pero al que puedes acceder en un análisis pormenorizado y con muchos ejemplos en mi curso de oratoria) ya contarás con todos los elementos para empezar.


Tecnicas de oratoria para desarrollar tu Carisma:

Existen personas que, de un modo casi mágico, establecen fácilmente relaciones con desconocidos en cuestión de minutos. También están los que, sin importar cuánto tiempo frecuenten a alguien, es como si nunca lograran romper, definitivamente, el “hielo”, demostrando una constante incomodidad, incapaces de lograr conectarse con los demás, ya sea uno, ya sea una multitud. La buena noticia es que empezar a formar parte del primer grupo depende de ti: en este artículo te contaré algunas Técnicas de oratoria para que te conviertas en una persona carismática.

Tiene un Objetivo claro: las personas carismáticas siempre tienen un propósito determinado, saben lo que quieren lograr. Es una suerte de seguridad y certeza internas, que, cuando emana, no hay forma que los otros eviten. Este nivel de seguridad se puede lograr con simples técnicas, que comentaré en otro artículo.

Su Postura: si estás con el torso derecho, la cabeza en alto, y pones los hombros hacia atrás, no podrás decir “tengo miedo” de forma convincente. Pruébalo frente al espejo y verás. Del mismo modo, el individuo carismático transmite con su sola postura su seguridad, la fuerza interna, su actitud.

Es racional: es decir, que no reacciona, sino que piensa y actúa según sus conveniencias y objetivos. Todo lo que dice o hace tiene un propósito, y por eso practica (a conciencia) antes de cualquier presentación en público. Sabe que “la primera impresión es la que cuenta” y por eso no da chances a errores.

Es optimista: piensa en algún sujeto carismático que no tenga una actitud positiva. No encontrarás uno solo. El éxito de cualquier persona tiene su base en la actitud mental más que en su capacidad de aplicar las técnicas de oratoria.

Se preocupa por su imagen: sin caer en la soberbia ni en el narcisismo, un carismático sabe cómo vestir de modo elegante, prolijo, y de acuerdo a la ocasión.

Sabe qué decir y cómo decirlo: es decir, que posee un magnetismo concreto que le permite seducir al público con los elementos mencionados anteriormente. Es todo un conjunto de técnicas de oratoria que requieren de tu parte práctica para lograr alcanzarlo y poseerlo. En el caso que te interese desarrollar tu carisma personal y aprender las mejores técnicas de oratoria, te invito a que te suscribas a mi curso de oratoria a distancia donde te contaré de modo más concreto, y con ejercicios práctico, cómo hacerlo.

Descubre cómo realizar presentaciones eficaces y discursos persuasivos en mi Curso de Oratoria por Internet


De acuerdo a lo prometido en el artículo anterior, y entendiendo dónde está la raíz del miedo a hablar en público, empieza a probar alguna de las siguientes técnicas para superar este problema en forma definitiva:

a) Piensa en positivo. Lo que diferencia al pesimista del optimista no es la situación en la que se encuentra (para ambos es la misma) sino que el primero piensa que todo saldrá mal, mientras que el segundo está casi seguro que todo saldrá bien. Empieza a ser optimista. Cuesta lo mismo y las ganancias son muy superiores…

b) Habla sobre lo que sabes: a partir de hoy, prueba hablar con otros de algún tema que conozcas a la perfección: decoración, fútbol, revistas, etc. Notarás cómo tu conversación es más fluida y tranquila. He aquí una prueba de que cuando conoces el terreno te mueves con mayor naturalidad y casi sin miedos.

c) Acepta el miedo como parte de tu naturaleza humana: es decir, aprende que es normal sentirlo, que todos lo sienten, y que no tienes que hacerte un gran problema por ello. Sólo está en tus manos encontrar la solución, y, para eso, estoy yo con mi curso de oratoria para ayudarte.

d) Actúa como si: muchas veces, cuando asumimos un rol de actor, el sólo hecho de presentarnos como tal anula el miedo, al menos en forma temporal. Es como si te aprendieras un libreto, que tienes que dar frente al auditorio. Éste es un método que funciona sólo en algunos casos, y en determinadas circunstancias y personas.

e) Sé tu mismo: éste método es todo lo contrario del anterior, y es una derivación del segundo. No te compares con otros oradores. Tú eres quien eres, con tus particulares circunstancias y cualidades, y tienes que aceptarlas y aprovecharlas a tu favor. Hace poco, uno de mis alumnos que tenía muy mala voz, decidió aprovechar esto a su favor durante un discurso. Empezó diciendo “he aquí, frente a ustedes, la esperanza encarnada de los que tienen una voz pésima. Si yo puedo dar un discurso, amigos, cualquiera podrá!”. Esto genera una buena predisposición por parte del auditorio, que ahora sí está más abierto. Y, por parte del orador, relaja la situación desde el primer minuto.

f) Es cuestión de actitud: si quieres estar seguro y confiado, actúa, vístete, habla y gesticula como una persona segura y confiada. Este método consiste en “modelar” o imitar a alguien que tomas como referente. Busca a alguna persona cuyo estilo te parezca que podrías hacerlo propio, fíjate cómo habla, el tono de su voz, sus gestos, vestimenta, postura, contenido de discurso y demás y haz tú lo mismo, practica su estilo hasta que se convierta en el tuyo.

Me guardo para mi curso el gran secreto, la técnica por excelencia que permite que pierdas, en menos de cinco minutos (y esto es literal!!) el miedo y la timidez de hablar en público en forma definitiva, siguiendo mi método E.F.I. (Efectivo, Fácil e Inmediato). Si estás interesada/ o en recibir más información sobre cómo vencer el miedo a hablar en público y cómo ganar dinero aprendiendo a hablar en público, te invito a que te suscribas sin cargo a mi boletín, desde el formulario de mi blog.

Aún cuando tengas todos los secretos para encontrar el oro, si no te pones en acción, siempre serás pobre. Del mismo modo, aún cuando yo te muestre todo lo que tienes que hacer para convertirte en el mejor orador de todos los tiempos, si no practicas y aplicas, no serás nadie. Empieza ahora, y verás que en poco tiempo, tus cambios serán tan obvios que no podrás entender cómo pudiste esperar tanto tiempo para empezar a hablar en público.

Cariños!


En este artículo te explicaré brevemente 6 de las más de 50 técnicas y ejercicios para hablar en público que utilizo en mi curso de oratoria por Internet para perder el miedo a hablar en público. Lo mejor es que podrás ponerlas en práctica hoy mismo!

En primer lugar, es importante aclarar que el hecho que tengas o no temor y nervios para hablar en público repercutirá de modo extremo en la calidad de tu discurso. Es evidente que mientras más nerviosa/o estés y más miedo tengas, menos podrás “racionalizar” lo que dices e interactuar con tus oyentes de modo eficiente.

Ya sea que se manifieste a nivel físico (como con sequedad en la garganta, transpiración, corazón acelerado, etc) o no, los demás notarás que hay algo que no anda bien, que tu lenguaje corporal está enviando señales de alerta que dicen “no estoy diciendo todo lo que siento”. Ésta es la gran diferencia que existe entre un orador profesional y uno recién iniciado: el primero es coherente entre lo que dice y lo que su cuerpo, sus gestos y su voz transmiten. Esto, que puede parecer complicado aún si no sabes cómo dar un discurso, se logra con muy poco tiempo de práctica y, obviamente, siguiendo las técnicas de los más importantes y expertos oradores de todos los tiempos.

El miedo tiene su raíz en lo desconocido. Si no sabes hablar en público, es lógico que tengas miedo a hacerlo. Además, todos tratamos de evitar lo que nos parece que nos puede causar un daño. Y, hablar en público, implica la posibilidad de quedar en ridículo frente a los demás, a personas que consideramos importantes, de algún modo. Encima, nos exponemos voluntariamente a recibir críticas que, podrían ser, negativas. Y nadie quiere que esto suceda. Entendiendo la raíz del miedo, somos capaces de “reprogramar” nuestra mente para que:

1) Desaparezca el temor haciendo conocido lo que antes era desconocido

2) Desaparezca el temor convirtiendo la exposición pública en una oportunidad de éxito, en lugar de ridículo.

3) Desaparezca el temor obteniendo de los otros críticas positivas.

Todo esto es muy simple de lograr, si sigues los pasos correctos. De acuerdo a mi experiencia, el 99,9% de mis alumnos han perdido para siempre el miedo a hablar en público, porque sigo un método que está probado que funciona. No hay ninguna fórmula mágica, sino seguir las instrucciones y aplicarlas.

Para construir esta confianza interna, que no sólo te sirve para obtener excelentes resultados hablando en público, sino para relacionarte con los demás (e incluso contigo, obteniendo mucho más de ti en cuanto a rendimiento laboral, físico, intelectual y demás se trate) te aconsejo que empieces a “trabajar” a partir de hoy mismo con las técnicas que te mostraré en la segunda parte de este artículo.

Me guardo para mi curso de oratoria el gran secreto, la técnica por excelencia que permite que pierdas, en menos de cinco minutos (y esto es literal!!) el miedo y la timidez de hablar en público en forma definitiva, siguiendo mi método E.F.I. (Efectivo, Fácil e Inmediato). Si estás interesada/ o en recibir más información sobre cómo vencer el miedo a hablar en público y cómo ganar dinero aprendiendo a hablar en público, te invito a que te suscribas sin cargo a mi boletín, desde el formulario que está a la derecha en mi blog.


Es una constante: hablar en público genera nervios. En mis seminarios siempre indago la profesión de los asistentes. Muchas veces encuentro cosas curiosas, como en el caso que te contaré a continuación: Gastón, en sus propias palabras es “ejecutivo de ventas, tengo varios empleados a mi cargo y jefes a los que tengo que presentar periódicamente nuevas propuestas y resultados de mi gestión.”. Asegura firmemente que le gusta su trabajo aunque le resulta, a veces, estresante. En un par de semanas debe exponer  ante desconocidos unos informes de ventas y eso lo pone muy nervioso. Por eso decidió hacer este curso de oratoria

¿Qué es lo que incomoda a Gastón? Qué le produce el miedo a hablar en público? La presentacion_en_publicosola idea de visualizarse frente a un auditorio. Él no toma conciencia que todos los días de su vida está, efectivamente, hablando en público, tratando con gente, exponiendo sus ideas y dando presentaciones en forma profesional.

Cada día todas las personas hablan en público y, sin embargo, esto no les produce sudor intenso, palpitaciones, ansiedad y miedo de hacerlo. Entonces el motivo real no es hablar frente a otros….en otro lugar está el motivo que tanto nos asusta de hablar en público.

De acuerdo a mi experiencia, las miradas críticas tienen mucho que ver con esto. Pensarnos en quedar expuestos, enfrenados a cientos de ojos que están analizando la ubicación de nuestras manos, nuestros movimientos, escuchando cada palabra que decimos, como está nuestro peinado, etc.

Por ejemplo, algunos expertos recomiendan pensar en que dan el discurso a gente que está dándote la espalda.

Sea cual fuera el motivo, la realidad es que hasta el orador más profesional siente algo de nervios antes de subirse a un escenario. Y los nervios, por sí, no son malos. En la clase 3 de mi Curso de Oratoria por Internet te enseño cómo canalizar estos nervios y transformarlos en algo positivo, en el combustible de un discurso muy efectivo.

practicaAquí, compartiré ahora contigo tres simples técnicas que mitigarán un poco los miedos antes de hablar frente a otros: práctica, práctica y práctica. No te aprendas de memoria el discurso pero sí los puntos principales. Esto te dará seguridad pero no te quitará espontaneidad. Siempre habrá algo que te causará distracción mientras des el discurso. Si sabes tu camino, te sentirás  más segura/o.

Sigue leyendo mis artículos y, si quieres profundizar las técnicas y conocer los secretos de los oradores profesionales, te invito a que te inscribas en mi Curso de Oratoria por Internet, donde vemos, en forma práctica, como manejar los miedos y los nervios de hablar en público, algo que también podrás aplicar a todas las situaciones de tu vida que te generen ansiedad.

Gracias por estar ahí!

Cariños!
Sofía


La mayoría de las personas tienen miedo a hablar en público, miedo escénico, sobre todo si es un grupo grande de personas. Esto es totalmente normal. La gente visualiza a su audiencia riéndose de ellos, gritándoles cosas mientras dan su discurso. Esta situación tiene muy pocas probabilidades de ser, salvo que seas un político.

Toda la gente que está escuchando tu discurso es conciente de la presión a la que estás sometido y nadie quisiera estar en tu lugar. Además, la gente que está escuchándote es porque está interesada en lo que tienes para decir y lo que quieren es escuchar una buena y dinámica presentación.

A continuación de te daré una guía que te ayudará a superar tu miedo a hablar en público.

  1. Conoce el  tema. Infórmate bien acerca del tema que vas a presentar y asegúrate saber más que tu audiencia al respecto. Esto te dará mayor seguridad y te permitirá expresarte mejor, te mostraras interesado en el tema y llevará a que tu público te preste más atención.
  2. Confía en que lo harás bien. Tus expectativas son obvias en cuando al lenguaje corporal. Si tu audiencia ve que no te tienes fe, que no estás seguro de ti mismo, entonces no lo harás bien. La confianza en ti mismo es clave.
  3. Mira a tu Audiencia. El contacto visual es vital para que puedas ver en que situación está tu público. De este modo si ves que pierden interés en un tema puedes acortarlo y pasar al siguiente.
    El otro día fui a ver un Stand Up Comedy (son cómicos que se paran enfrente de la gente en un escenario a hacer observaciones graciosas sobre la vida cotidiana con el objetivo de hacernos reír). Me puse a analizar sus presentaciones y hacían justamente esto. Ellos iban midiendo el nivel de risas, el tipo de chistes que más gracia le hacía a la audiencia y seguían en ese rubro. Por ejemplo cuando hacían chistes de humor negro la gente no se divertía tanto, entonces el cambiaba a otro rubro de chistes.
  4. Utiliza notas. Nunca leas de una hoja,  pero es totalmente aceptable que uses pequeños apuntes para guiarte. Te darán seguridad en el recorrido del discurso.
  5. Habla Pausado. Esto te hará sonar calmo y más seguro de ti mismo y a la vez permite a la audiencia concentrarse en el discurso.
  6. Varía el tono y nivela tu voz. En el Curso de Oratoria que puedes inscribirte aquí, veremos en una clase completa cómo deben variar los tonos de voces de acuerdo a lo que dices y a lo que pasa en tu audiencia. Veremos cómo conectar tu voz con el lenguaje corporal para hacer más atractivas tus presentaciones.
  7. Evita excesivos movimientos con tu manos y gestos.
  8. Mantén tus manos y pulgares a la vista. Esto es un gesto que a nivel inconsciente le da mucha más fuerza a tu discurso. (obsérvalo en los discursos de los más famosos) Existen muchas formas de hablar con el cuerpo. El lenguaje corporal es clave para hacer discursos y prestaciones exitosas. Puedes profundizar sobre todas estas estrategias para hablar en público en mi Curso de Oratoria a distancia. También analizamos discursos de políticos y famosos para que veas sus técnicas de oratoria y aprendas a aplicarlas.

Aplica esta guía. Practica tu discurso. Es esencial para que estés seguro cuando hagas tu presentación. Una vez que hayas terminado disfruta que todo ha salido bien!


Alguna vez te has quedado dormido mientras escuchabas un discurso?
Estuviste en un auditorio, escuchando un discurso y tu cabeza comenzaba a bambolear y luchabas por mantenerte despierto?
Aunque las demás personas te veían como si estabas prestando atención al orador, lo que realmente estabas pensando es en lo que ibas a hacer cuando llegues a tu casa y armando mentalmente el listado de tareas que tenías pendiente.

Esto nos ocurrió a todos alguna vez en la vida, aunque muchos no quieran admitirlo. Lo importante es evitar, como oradores, que esto nos ocurra a nosotros cuando damos un discurso.
La clave para evitar que nuestra audiencia escape mentalmente cuando hablamos, es involucrarlos. Estudios recientes demostraron que cuando más involucrado está el público en el discurso, mayor información retiene. Por que? Porque están escuchando!

audienciaCómo hacer para involucrar a tu audiencia?
Existen muchas formas. Hoy voy a contarte sólo 4 maneras de hacerlo. Elige las que te gusten más de acuerdo a la presentación que vas a realizar y que tengan que ver con tu estilo. Si te sientes incómodo con alguno de estos métodos, la gente lo notará, así que debes evitarlo.

1-Formula preguntas

Las preguntas harán que los miembros de la audiencia traten de pensar en posibles respuestas. Esto es inevitable, es la forma en que funciona nuestro cerebro. Si la energía del auditorio comienza a decaer, haz una pregunta y elige a alguien del público para responderla. Agradécele por su participación y luego continua con otra persona. También puedes utilizar preguntas tales como “a cuantos de ustedes les…” y luego pedirles que levanten las manos. Estas preguntas cerradas son más simples y a la vez hacen que tu audiencia se involucre tanto a nivel mental como físico.

2-Deja que terminen tus oraciones

Por ejemplo si en tu discurso utilizas frases tales como “mejor solo que…”, y no terminas de decirlo, que piensas que hará el publico? Mientras estén familiarizados con el dicho que utilices ellos terminarán la frase “…mal acompañado!”. Esta es una forma sencilla de hacer que participe la audiencia. Elige frases que sean tan obvias que te asegures que las van a conocer.

3-Haz Ejercicios.

Haz que la audiencia trabaje. Divídelos en dos o tres grupos (con gente que ellos no conocen) y dales un ejercicio que tenga relación a tu presentación. Luego pídeles que cuenten lo que hicieron para compartir la información con los otros grupos y agradéceles por su participación.

4-Regala Golosinas

Premia a tu audiencia por participar y harás que continúen haciéndolo. Simplemente haz una pregunta y cuando alguien la responda arrójale suavemente una golosina.  Verás como se arma un juego en donde la gente compite por la golosina. (esto puedes aplicarle solo en un momento del discurso, no constantemente ya que le quitaría seriedad a tu exposición)

Existen muchas otras técnicas para atraer a tu audiencia y mantenerla aplausos activa y atenta. Dentro de mi Curso de Oratoria a distancia aprenderás muchas más técnicas y verás demostraciones de sus aplicaciones prácticas.
Lo importante para un orador es ser creativo y utilizar diferentes formas de mantener involucrada a la audiencia, siempre teniendo en cuenta quienes son las personas que forman parte de ella. Siempre debes analizar primero el tipo de gente que escuchará tu discurso para elegir el método ideal para mantenerlos atentos.  Créeme, tu público te lo agradecerá.


Cualquier tipo discurso implica dar información a un público que, de una u otra forma, está esperándola. Este es un motivo clave que debes tener en cuenta cuando preparas tu discurso para ser leído ante una audiencia.

hablar_en_publicoExisten personas que tienen un talento natural para hablar en público y llegar a otras personas.  Seguramente estarás pensando en algunos políticos, o profesores que has tenido en tus clases que lograban captar la atención de sus estudiantes, logrando respeto y ganas de aprender.
Esto pueda sorprenderte, pero la mayoría de las personas no son buenas para dar discursos y casi todas tienen miedo de hablar en público. La sola idea de pensarlo les da terror.
Esto no lo digo para desmotivarte de ninguna manera, al contrario. Debes saber que muchos discursos que ves en la televisión, como por ejemplo, cuando escuchas a hablar a Barack Obama, de forma tan clara, desinhibida, como si fuera algo innato, están basados en técnicas de oratoria que se estudian y aprenden.
Todos las personas que dan discursos deben aprender a hacerlo, deben vencer sus miedos para hacerlo antes de poder pararse delante de una audiencia y hablar de forma confiada, tranquila y sin sentir ningún tipo de pánico.
Como ellos aprendieron, ahora tu también puedes hacerlo estudiando y practicando técnicas para hablar en público que harán que te veas tan experto como los que más admiras.

La información que tienes es muy valiosa

Si estás en un momento de tu vida en que debes expresarte ante otras personas, es porque has llegado a una etapa en donde tus pensamientos tienen gran valor para otras personas. Esto significa que otros se interesan por tus pensamientos, lo que tienes para decir en una materia concreta y te escucharán porque saben que tienen algo que aprender de ti.
Sin embargo, tú no estás pensando en esta gente, no?  Estás focalizado en un par de personas que probablemente saben un poco más que tú y que también estarán sentados entre la multitud.  Esto es un gran error. Principalmente porque debes centrar tu atención en las personas que quieren aprender de ti, y en segundo lugar porque aunque no lo creas también tienes algo que beneficiará,  inclusive,  a aquellos a quien más temes.

La clave para todo esto es simple, PREPARACIÓN. Es lo mas básico y trivial pero es la base del éxito en cualquier campo.

Cómo preparar un discurso?

A continuación te daré algunos consejos que te ayudarán a preparar un discurso efectivo. Todos estos temas y muchos más los profundizamos en el Curso de Oratoria al que puedes inscribirte aquí.

Primero piensa en tu audiencia, quién es la persona promedio que escuchará tu discurso, qué es lo que sabe, qué quiere aprender, qué es lo que lo inspirará y hará que escuche atentamente lo que tienes para decir.
No es tan difícil hacer esta parte. Recuerda, estas personas quieren escuchar lo que vas a decir, quieren saber lo que piensas. Sólo debes mantenerlos atentos y estoy segura que tienes  pensamientos interesantes para hacerlo.

Ensaya. Esto es central. Practica el discurso una y otra vez. Te será de mucha ayuda y aumentará tu confianza recordar lo que viene a continuación.
Sé que no cuentas con todo el tiempo del mundo, pero este punto es tan importante como los demás. Aprovecha cualquier momento para practicarlo, puede ser en la ducha o en el auto mientras manejas.
Dentro de mi curso de oratoria veremos claves para darle ritmo al discurso, en qué partes cambiar los tonos, tomar tiempos, y otros consejos para hacer aun más atractivo tu discurso.

Hablar en público puede ser todo un arte. Planea, visualiza los primeros 3 minutos de tu discurso, presta atención en la forma en que caminas, imagínate lleno de confianza y calmado. No te apures, aunque te quede poco tiempo. Todos pueden esperar unos minutos más.  Asegúrate de obtener la atención del público comenzando con algo fuerte. Elige las palabras que abrirán tu discurso con detenimiento y confía en ti mismo.

En mis próximos artículos veremos otras técnicas para hablar en público en forma efectiva. Suerte en tu exposición!